La radioterapia esterotáctica corporal (SBRT, por sus siglas en inglés) se ha revelado como una alternativa a la cirugía en los casos de cáncer de pulmón de células no pequeñas (NSCLC, por sus siglas en inglés) o cáncer de pulmón no microcítico, en estadíos iniciales. Por su extremada precisión, a la SBRT se le conoce también como radiocirugía, por lograr resultados equivalentes a la cirugía. Se estima que el 80 % de los tumores malignos pulmonares son cánceres de pulmón NSCLC --adenocarcinomas, carcinomas escamosos y carcinomas de células grandes--.

Distintas experiencias en Japón, Holanda y Estados Unidos señalan que la SBRT tiene una “efectividad similar a la cirugía en pacientes con carcinoma de pulmón no microcítico en estadíos iniciales y que, incluso, puede superar a la cirugía en casos de cáncer de pulmón en etapas incipientes.

¿Qué aporta la SBRT a los pacientes con cáncer de pulmón?

Los principales beneficios de esta radioterapia son:

  1. Concentración de una dosis muy elevada de radiación
  2. Precisión submilimétrica a la hora de radiar el tumor
  3. Reducción del margen de error
  4. Destrucción del tumor
  5. Mínimo daño en el tejido sano circundante
  6. Baja toxicidad
  7. Es una técnica no invasiva
  8. Se administra de manera ambulatoria

Generalmente, se suministra en dosis altas en pocas sesiones (entre 1 y 5), con una duración de entre 30 y 180 minutos con los sistemas antiguos, aunque es posible reducir las sesiones a menos de 15 minutos gracias a los últimos avances técnicos. ITAcC es un centro de referencia en la aplicación de SBRT, gracias a su sistema TrueBeam STx con tecnología Novalis, un acelerador lineal de última generación, y la precisión en la planificación que facilitan dispositivos como el Buzz Digital OR.

La radiocirugía de pulmón permite conseguir resultados similares a la cirugía radical sin ser una técnica invasiva en determinados casos. La SBRT es un tipo de radioterapia estandarizada para el tratamiento de tumores en estadío I y II inoperables por las características del paciente --como una función respiratoria deteriorada--, que consigue tasas de control de la enfermedad en entre el 80 y 90 % de los pacientes. Pero su elevada efectividad y la creciente evidencia de su eficacia en nuevos supuestos ha ido ampliando sus indicaciones.

Así, la SBRT se ha abierto camino como una nueva oportunidad y esperanza para pacientes con recidiva de cáncer de pulmón tras el fracaso de otros tratamientos por su capacidad de suministrar la radiación de manera focalizada. Además, hay investigaciones que apuntan a que la SBRT duplica la supervivencia del paciente con tumor no operable.

Recientemente, un estudio del Innovative Cancer Institute of South Florida, en Estados Unidos, que avala la SBRT de rescate como “una modalidad eficaz para tratar a los pacientes en los que fracasa la irradiación convencional, con excelentes resultados en términos de control local, con una toxicidad aceptable”.

Aceleradores lineales de nueva generación

El acelerador lineal de nueva generación, como el TrueBeam STx resulta fundamental en el caso de los tumores pulmonares porque permite tratar tejidos en movimiento, gracias a que el haz de radiación se sincroniza con el movimiento del órgano –en este caso, los pulmones—y se acompasa con el ritmo de la respiración del paciente. De esta forma, los tejidos adyacentes resultan mínimamente afectados y se reducen los efectos secundarios.

En cuanto a la herramienta de planificación de tratamientos Buzz Digital OR, permite aumentar, disminuir y fusionar imágenes, lo que aporta información más precisa, completa y fiable de los tumores con la que planificar las sesiones de tratamiento. Esta tecnología hace posible tratar, con niveles de precisión desconocidos hasta ahora, órganos en movimiento como los pulmones.