La radioterapia consiste en el uso de la radiación para el tratamiento de diferentes enfermedades, entre ellas el cáncer, con la finalidad de destruir las células malignas, dañando su ADN interno, pero causando el menor daño al tejido sano que rodea el tumor. Se administra en diferentes sesiones, cuya frecuencia y duración van a depender del tipo de tumor, su localización, su tamaño y la situación clínica del paciente. Hay diferentes sistemas para alcanzar este objetivo y entre la diversidad de técnicas existentes, en la actualidad hoy nos vamos a referir a la Arcoterapia Volumétrica Modulada (V-MAT, por sus siglas en inglés).

La V-MAT, que se introdujo en el tratamiento del cáncer por primera vez en 2007, es un paso más allá de la radioterapia de intensidad modulada (IMRT). En la V-MAT, los aceleradores lineales de última generación –como nuestro True Beam STx con Tecnología Novalis- giran de manera continua 360º alrededor del paciente. Durante estos movimientos de rotación, se puede variar de forma simultánea tres parámetros: la velocidad del giro, la tasa de la dosis y la apertura del haz.

Principales ventajas

Entre los avances de esta técnica, destaca que reduce el tiempo del tratamiento a unos pocos minutos, frente a otros sistemas que se realizan con los aceleradores lineales tradicionales que pueden llevar hasta una hora, ya que los oncólogos de radioterapia pueden aplicarla con arcos completos o parciales, sencillos o múltiples. Mientras una fracción de radioterapia convencional se aplica generalmente durante entre ocho y diez minutos, en el caso de la V-MAT se puede reducir a un minuto con nuestro True Beam STx.

La Arcoterapia Volumétrica Modulada gana en precisión porque el haz de radiación se adapta y moldea a la forma del tumor y no en relación a un tipo concreto de cáncer, de manera que se puede aplicar desde casi todos los ángulos. Gracias al sistema de imagen en tres dimensiones integrado en el acelerador, el tratamiento es más preciso al poder ver mejor el blanco y guiar la terapia para maximizar la dosis de radiación en el tumor, al mismo tiempo que se minimiza la exposición de los tejidos sanos circundantes.

Al disminuir el tiempo de radiación suministrado en cada sesión, se reduce también el riesgo de que el blanco se mueva, proporcionando más confort al paciente. De todas formas, el escáner integrado en el acelerador lineal, como el True Beam STx con tecnología Novalis de iTacC, permite comprobar la ubicación del tumor, de manera que se puede mover la mesa de tratamiento sobre la que está el paciente si el equipo detecta algún cambio en la ubicación del tumor.

Indicaciones

La Arcoterapia se utiliza sobre todo para el tratamiento de:

No obstante, puede indicarse para abordar tumores de mama, tiroides,pulmón,gastrointestinales y ginecológicos, además de algunos tipos de sarcomas.

Dr. Rodrigo García-Alejo

Oncología Radioterápica