Cáncer de cuello de útero

Introducción

Introducción

Un diagnóstico precoz y un tratamiento personalizado en el cáncer de cérvix ha demostrado un mayor porcentaje de curaciones

Ginecólogos, oncólogos radioterápicos y oncólogos médicos necesitan trabajar combinados para poder ofrecer a la paciente las mayores posibilidades de curación

Los especialistas de iTAcC analizan las características de cada paciente y de cada tumor personalizando el tratamiento para conseguir los mejores resultados 

El cáncer de cuello uterino es la primera causa de muerte por cáncer ginecológico en el mundo, casi la mitad de los casos se encuentran en mujeres de edad comprendida entre los 35 y los 55 años.

En muchos países del tercer mundo, el cáncer de cérvix es la primera causa de mortalidad por cáncer femenino, por delante incluso del cáncer de mama. En los países desarrollados su incidencia ha disminuido notablemente en las últimas décadas por las campañas de prevención y diagnóstico precoz que se han llevado a cabo en estos países. En España se diagnostican aproximadamente unos 2.100 casos anuales.

Antes del desarrollo definitivo de un cáncer de cérvix, aparecen cambios premalignos en las células del cuello del útero, incluso años antes. Estos cambios premalignos pueden denominarse de varias formas, displasia o neoplasia intraepitelial cervical (CIN). El diagnóstico precoz es importante para poder realizar el tratamiento de la enfermedad en sus etapas iniciales, consiguiendo así un mayor porcentaje de curación.

El 85-90% de los tumores de cérvix son tumores epidermoides, el resto son adenocarcinomas o carcinomas adenoescamosos fundamentalmente.