‘Alertas’ femeninas que delatan el cáncer

las-alertas-del-cancer

El cáncer sigue siendo una de las enfermedades más temidas por la población, pese a los grandes avances que se han producido en las últimas décadas tanto en su detección precoz como en su tratamiento. Precisamente, hoy sabemos que una de las mejores herramientas de las que disponemos para lograr mejores tasas de supervivencia es detectarlo en sus estadios iniciales.

Para lograr este objetivo contamos con:

  • Los chequeos rutinarios
  • Las pruebas de imagen cada vez más avanzadas.

Pero necesitamos algo más.

Concienciar y educar a la población en las señales de ‘alerta’ que pueden delatar su posible existencia. Se trata de una misión fundamental de la comunidad médica para ganar entre todos la batalla contra el cáncer. Los especialistas necesitamos, deseamos, contar con la colaboración de nuestros pacientes: trabajar juntos.

Así, en el caso de la mujer, el cáncer se considera un grupo de enfermedades que puede causar síntomas muy diferentes que dependen, fundamentalmente, de la localización del tumor, su tamaño y el órgano afectado. Y no debemos olvidar que en los casos en los que haya causado metástasis, los síntomas varían e involucran a otras partes del organismo.

Señales de alarma generales

Los profesionales de iTAcC queremos recordar a las mujeres la necesidad de acudir al especialista cuando padezcan alguno o varios de estos síntomas generales del cáncer:

  • Pérdida de peso inexplicable
  • Fiebre prolongada
  • Cansancio que no mejora con el descanso.
  • Dolor que no se alivia con tratamiento analgésico.
  • Cambios en el hábito intestinal: estreñimiento, diarrea o un cambio en el tamaño de las heces mantenido en el tiempo sin una causa aparentemente justificada.
  • Sangrado rectal de nueva aparición.
  • Cambio en el tamaño o forma de un lunar o verruga.
  • Ronquera persistente o tos persistente, con esputos manchados de sangre.
  • Dificultad al tragar de nueva aparición.

Alertas específicas de un cáncer en la mujer

Además es importante insistir en la ‘vigilancia’ de otros signos que pueden preceder a la existencia de un tumor femenino y que deben ser motivo de consulta inmediata con el médico:

  • Mama: cambio de tamaño, enrojecimiento (piel de naranja), retracción del pezón, secreción hemorrágica o de algún fluido no esperado por el pezón, aparición de bultos tanto en la glándula o en la axila, así como cambios en la forma del seno que pueden producir una asimetría entre ambas mamas.
  • Abdomen: aparición de hinchazón abdominal fuera de los días correspondientes al ciclo menstrual,
  • Aparato genital: relaciones sexuales seguidas de manchado,  pérdidas hemorrágicas fuera de la menstruación, aparición de sangrado tras la menopausia, descubrimiento de lesiones en la vulva o de ganglios en las inglés.

Dr. Rodrigo García Alejo
Oncología Radioterápica
Instituto de Técnicas Avanzadas contra el Cáncer – iTAcC

 

Dejar un comentario