La radioterapia para el tratamiento del cáncer ha tenido una gran evolución en los últimos años. Los avances en robótica, en ingeniería médica y en informática han dado lugar a una radioterapia con una precisión milimétrica y que podemos considerar, en muchos casos, más efectiva. Introduciéndose en el campo de una radioterapia que se considera mínimamente invasiva.

El Dr. Rodrigo García-Alejo, Jefe de Oncología Radioterápica del Instituto de Técnicas Avanzadas Contra el Cáncer, explica en el programa “Estando Contigo” de Castilla La Mancha TV, que gracias al sistema True Beam STx se puede focalizar la radiación sobre cualquier tumor del organismoprotegiendo los tejidos sanos con precisión sub-milimétrica gracias a que la radioterapia se aplica guiada por imagen.

El especialista en oncología radioterápica también desmonta algunos mitos o miedos que tienen algunos pacientes, al explicar que la radiación atraviesa a los pacientes a la velocidad de la luz por lo que las personas que necesitan radiarse como parte del tratamiento contra un cáncer no son personas que puedan transmitir esa radiación a otras personas. También explica que gracias a la radioterapia adaptativa del sistema True Beam se realizan  verificaciones para realizar adaptaciones secuenciales según la evolución del tumor, de tal manera que si el tumor disminuye o aumenta durante el tratamiento, los ordenadores lo detectan y adaptan el tratamiento, mejorando totalmente la protección de los tejidos sanos.

El Dr. García-Alejo, además, habla sobre la radiocirugía y que no es invasiva y permite administrar una dosis alta de radiación a pequeñas lesiones intracraneales, de una manera extremadamente precisa y exacta. El objetivo es la destrucción o necrosis (muerte celular) de la lesión tratada, pero de un modo no invasivo y sin requerir siquiera anestesia. Es un proceso que se realiza por un equipo multidisciplinar de neurocirujanos, neurorradiólogos y oncólogos radioterápicos.