Hablar después del cáncer de laringe

hablar-cáncer-laringe

El cáncer de laringe afecta en nuestro país a 3.000 nuevos pacientes cada año, siendo el tipo de tumor más frecuente en la especialidad de Otorrinolaringología. Sin embargo, la tasa de curación es muy alta, superando el 90% en algunos casos.

Cuando se detecta el tumor, dependiendo del grado de afectación de la laringe, los especialistas tienen que recurrir a una cirugía más o menos agresiva. La más agresiva de todas es la laringectomía total, es decir, la extirpación absoluta de este órgano, y es la que más secuelas produce en el paciente. Sin embargo, hay técnicas que preservan parte del órgano, como es el caso de la laringectomía parcial.

Además, del impacto psicológico que produce pasar por un cáncer, el paciente se enfrenta al reto de aprender a hablar de nuevo adaptándose a su nueva fisiología. En las personas sanas, el habla se produce cuando el aire procedente de los pulmones llega a la laringe, donde se encuentran las cuerdas vocales, y gracias a éstas se producen los sonidos que luego se articulan por medio de la boca. Los pacientes a los que se les ha practicado la extirpación total de la laringe consiguen hablar de nuevo tras un periodo de rehabilitación con un especialista en foniatría.

Para facilitar el proceso de recuperación del habla, se coloca una fístula fonatoria traqueofaringea en el orificio practicado a la altura de la tráquea (este orificio o estoma lo tienen todas las personas con un laringectomía total).  Esta fístula, que es unidireccional, consigue que el aire de los bronquios llegue a la tráquea, de ésta directamente a la faringe, y de la faringe a la boca, facilitando el habla, siendo el habla más natural y fácil de conseguir. Se trata de un dispositivo seguro ya que impide el paso el paso de aire, alimentos o bebidas de la faringe a la tráquea, evitando problemas de ahogos.

La colocación de una fístula fonatoria traqueofaringea ha demostrado ser el método que más contribuye al éxito y acelera la recuperación del habla de los pacientes a los que se les ha extirpado la laringe.

Dejar un comentario