¿IMRT? ¿IGRT? ¿SBRT?... Radioterapia en 6 modalidades

Si le han diagnosticado un tumor o conoce a alguien en esta situación y le van a tratar con radioterapia es probable que haya oído estas siglas: IGRT, IMRT, SBRT, V-MAT... y es muy probable que no sepa qué tratamiento encontrará detrás de ellas. Lo primero que debe saber es que todas ellas corresponden a distintas modalidades de radioterapia, uno de los tratamiento más comunes, precisos y seguros contra el cáncer... Ya hemos comentado en alguna ocasión que aproximadamente seis de cada diez pacientes con cáncer reciben radioterapia en algún momento de la evolución de su enfermedad, bien como única terapia, bien en combinación con otros tratamientos, sobre todo la cirugía y la quimioterapia. A pesar de la frecuencia con la que se administra, es probablemente la opción de tratamiento más desconocida y la que más temor y recelo despierta, a pesar de ser un tratamiento eficaz, y gracias a los últimos avances, preciso y seguro.

 

 

 

Cómo funciona la radioterapia 

El paciente al que se administra radioterapia va a recibir radiaciones ionizantes de alta potencia concentradas hacia un volumen concreto (en ocasiones es solo un punto) que tienen la capacidad de destruir las células malignas que forman el tumor. Estas radiaciones las va a recibir en distintas sesiones cuya frecuencia y duración van a depender del tipo de tumor, de su localización, de su tamaño y de la propia situación clínica del paciente.

Los pacientes tiene que saber que las sesiones no duelenLa radioterapia no se ve ni se oye quizá por este motivo muchas veces el paciente se queda con la sensación de que "no le han quitado nada”.

La radioterapia ha avanzado en los últimos años ganando en eficacia y en precisión logrando en determinados tumores resultados equivalentes a la cirugía. Esto se lo debemos a los avances tecnológicos y a la incorporación de los sistemas de navegación corporal de que disponen algunos aceleradores lineales, dando lugar a una nueva generación de equipos que incorporan elementos cada vez más sofisticados que permiten que el haz de radiación se adapte a la forma del tumor, se sincronice con los movimientos de los órganos y logre reducir los márgenes de seguridad hasta hacerlos mínimos y, por lo tanto, reducir los efectos secundarios sobre los tejidos sanos hasta hacerlos desaparecer, en algunos casos, o hacerlos prácticamente imperceptibles.

De la mano de estos avances, la radioterapia ha evolucionado a nuevos modos de administrar el tratamiento, permitiendo personalizarlo a las necesidades de cada paciente y de cada tumor. Es probable que usted haya oído hablar de estas técnicas o haya leído las siglas con las que se identifican.

 

Vamos a explicar en qué consisten las técnicas más avanzadas de radioterapia

Radioterapia de Intensidad Modulada (IMRT)

Consigue adaptar la forma e intensidad del haz de radiación a la forma y situación del tumor para administrar el tratamiento concentrado en el tejido enfermo, preservando el sano.

Arcoterapia Volumétrica Modulada (V-MAT)

Es una radioterapia de intensidad modulada en la que el acelerador lineal gira en arcos en torno al paciente, modulando la intensidad de la radiación y la velocidad del giro. Con esto conseguimos reducir a escasos minutos tratamientos de alta complejidad que con los aceleradores lineales tradicionales pueden llevar hasta una hora, ganando en precisión. Durante el tratamiento, el haz de radiación se adapta a la forma del tumor y se puede administrar desde prácticamente cualquier ángulo. En los aceleradores lineales más avanzados, esta técnica se realiza a gran velocidad siendo la duración de las sesiones de pocos minutos.

Radiocirugía cerebral

Se denomina así porque la radiación consigue por su precisión y eficacia resultados equiparables a los de la cirugía, con la ventaja de no ser un tratamiento invasivono requerir anestesia y ser totalmente ambulante. Su altísima precisión, con márgenes de seguridad en torno a la décima de milímetro, logra concentrar grandes dosis de radiación, lo que en algunos casos reduce el tratamiento a una sola sesión. La indicación más importante de la radiocirugía es el tratamiento de lesiones intracraneales. Con la nueva generación de aceleradores lineales como nuestro True Beam STX con tecnología Novalis, además, nos permite realizar los tratamientos sin el clásico e incómodo marco esterotáxico anclado a la cabeza del paciente con el que se fijaban las coordenadas externas. Se ha sustituido por una máscara termoplástica personalizada, cómoda y tolerable para el paciente y nuestra guía se efectúa sobre marcas internas próximas a la lesión que queremos tratar. La duración de la sesión es de pocos minutos y la mayor parte del tiempo se dedica a comprobar que todos los parámetros de la planificación se cumplen y a asegurar la exactitud de todos los pasos del proceso. La administración de la radiación se realiza en pocos segundos y no es dolorosa y al finalizar el tratamiento, el paciente puede continuar con normalidad su vida profesional o familiar. Está especialmente indicada para metástasis cerebralestumores cerebralesMeningiomas, Schwanomas, tumores de la hipófisis, malformaciones arteriovenosas, neuralgia del trigémino, trastornos del movimiento, epilepsia y algunos trastornos psiquiátricos.

(Ver noticia publicada en La Razón)

Radioterapia Esterotáxica Fraccionada Corporal (SBRT)

La posibilidad de fraccionar la dosis mediante sistemas de control de imagen y la extrema precisión en la administración de la radiación ha hecho posible exportar el concepto de radiocirugía a otras partes del cuerpo, a órganos como el pulmón o el hígado, para tratar tumores primarios y metástasis que hasta hace poco se consideraban no tratables, reduciendo al mínimo los márgenes de seguridad y por tanto los efectos secundarios sobre los tejidos sanos. Además del pulmón y el hígado, la SBRT está indicada para el tratamiento de lesiones óseas.

Radioterapia Guiada por la Imagen (IGRT)

Los sistemas guiados por imagen nos ayudan a delimitar con extrema precisión la zona de tratamiento reduciendo al mínimo las secuelas derivadas de la radiación sobre los tejidos sanos. Actualmente contamos con sistemas (Cone Beam, CT, Exac Trac, Respiratory Gaiting conectados con una mesa robotizada 6D) que nos hacen posible tratar órganos en movimiento con la misma precisión con la que tratamos los tejidos y órganos estáticos, al sincronizar el haz de radiación con el movimiento de los órganos. Está indicado para tumores en órganos en movimiento como la hígado, pulmón, que hasta ahora requerían amplios márgenes de seguridad en la radiación, por lo que se producían secuelas importantes.

Radioterapia Adaptativa

En esta técnica utilizamos las verificaciones diarias que se hacen con IGRT para realizar adaptaciones secuenciales según la evolución del tumor, de tal manera que si el tumor disminuye o aumenta durante el tratamiento, nuestros ordenadores lo detectan y adaptan el tratamiento a la nueva situación. Esto mejora notablemente los tratamientos de larga duración, ya que facilita la protección de los tejidos sanos y previene errores terapéuticos en los que podrían incurrir tratamientos no adaptativos. Está especialmente indicado para el tratamiento de linfomas, carcinoma de pulmón y tumores de cabeza y cuello.

Ver noticia en La Razón

Dr. Rodrigo García-Alejo
Jefe del Servicio de Oncología Radioterápica
Instituto de Técnicas Avanzadas contra el Cáncer - iTAcC