Los nuevos sistemas de radioterapia permiten curar el cáncer de pulmón

nuevos-sistemas

El cáncer de pulmón es la principal causa de muerte en los países industrializados. Su origen está directamente relacionado, en la mayoría de los casos, con el tabaquismo, tanto en fumadores activos (que representan el 85% de los pacientes) como entre los que están expuestos al humo de manera pasiva.  El riesgo de enfermedad aumenta con el número de años en los que el individuo ha fumado y con fumar cigarrillos. Dejar de fumar, incluso después de muchos años de tabaquismo, reduce el riesgo de padecer un cáncer de pulmón de manera significativa.

Por su elevada incidencia, cobran especial importancia los grandes avances en los sistemas diagnósticos que se han experimentado en los últimos años y que nos permiten conocer con gran precisión la extensión real de los tumores de pulmón. Esto nos ha abierto un panorama nuevo, que nos permite realizar tratamientos personalizados para este tipo de tumores.

La principal novedad dentro de estos nuevos tratamientos personalizados es la posibilidad de realizar tratamientos de radioterapia estereotáxica fraccionada (SBRT, por sus siglas en inglés) en aquellos pacientes en los que la cirugía está contraindicada. Así lo avalan las experiencia de Onishi en Japón, de Lagerwaard y Verstegen en Holanda, o del equipo de profesionales de la Clínica Mayo de Phoenix (USA) han demostrado que la SBRT tiene una efectividad similar a la cirugía en los pacientes con carcinoma de pulmón en estadios iniciales.

La SBRT es una modalidad de tratamiento relativamente novedosa que se ha revelado como muy exitoso, pudiendo incluso superar la efectividad de la cirugía para el cáncer de pulmón en etapa incipiente.

En el instituto de Técnicas Avanzadas contra el Cáncer (iTAcC) contamos con el equipamiento más moderno y eficaz para administrar este tratamiento con las mayores garantías de éxito:

  • La herramienta más precisa para el diagnóstico más ajustado: el Buzz
  • El sistema de radioterapia más avanzado del mundo: el TrueBeam STx

Por la situación de los pulmones y la presencia de órganos críticos en su entorno, ambas se revelan como clave a la hora de planificar y ejecutar el tratamiento de estos tumores.

Por un lado el Buzz nos permite explorar las imágenes del paciente aumentadas, disminuidas y fusionadas, reuniendo en un único monitor imágenes y datos que hasta ahora tenían que estudiarse por separado, por lo que se obtiene una información más fiable, precisa y completa de los tumores para poder planificar las sesiones de tratamiento con la máxima precisión.

Por otro lado, el True Beam STx, un acelerador lineal de última generación, nos permite tratar tejidos en movimiento con unos niveles de precisión y velocidad sin precedentes. En el caso del pulmón, este punto nos permite tratar los tumores con una precisión submilimétrica, ya que el haz de radiación se sincroniza con el movimiento del órgano y el ritmo de respiración del paciente, preservando la integridad de los tejidos adyacentes y reduciendo los efectos secundarios hasta hacerlos inexistentes.

Nuestros profesionales del equipo de Oncología Radioterápica cuentan con una experiencia de 7 años en esta técnica, con unos resultados excelentes que nos han permitido conseguir resultados equivalentes a la cirugía en aquellos pacientes con cáncer de pulmón en los que está indicado.

Dejar un comentario