Qué tratamientos tenemos contra el cáncer

tratamientos-cáncer

En los últimos años, los avances de la ciencia y de la tecnología han puesto a nuestro alcance un amplio abanico de opciones de tratamiento para combatir el cáncer cuya elección dependerá de distintos factores:

  • El tipo de tumor
  • Su tamaño o extensión
  • El estado general del paciente
  • La finalidad del tratamiento: curación, evitar su extensión, aliviar los síntomas que causa…

Estos factores determinarán las opciones tratamiento, y si esta se usa sola o en combinación con otras.

No hay dos tumores iguales y, aunque existen guías de protocolos estándar a nivel mundial, si somos capaces de conocer en profundidad las características de cada tumor, podemos ajustar las pautas de esas guías a cada caso en concreto. Esto es porque los más avanzados centros de tratamiento del cáncer como iTAcC ofrecemos tratamientos personalizados contra el cáncer, es decir, diseñados a la medida de cada paciente.

Las opciones de tratamiento más frecuentes con las que contamos son:

Cirugía

Es  el método más empleado en tumores pequeños y localizados y suele ser la primera opción de tratamiento, si el tumor se puede extirpar, dándonos, además información muy valiosa sobre las características del tumor. Sin embargo, la resección completa del tumor no siempre es posible por su tamaño, por afectación de órganos vitales o por que se haya diseminado (metástasis). En estos casos, antes o después de la cirugía, se puede usar radioterapia o quimioterapia o la combinación de ambas para reducir el tumor o atacar las posibles células cancerosas que se hayan diseminado a otras partes del organismo.

Radioterapia

La radioterapia destruye los tumores por la acción de radiaciones ionizantes sobre tejidos tumorales. Es uno de los tratamientos del cáncer más eficaces: se trata con ella al60% de los pacientes –sola o en combinación con quimioterapia o cirugía-, generalmente no requiere ingreso, no es invasiva y no requiere anestesia. La radioterapia puede usarse:

  • Antes de la cirugía para reducir el tamaño del tumor
  • Después de la cirugía para acabar con los restos de enfermedad
  • Puede administrarse como tratamiento exclusivo en muchos casos.

Fruto de los recientes avances en robótica, informática e ingeniería biomédica aparecen aceleradores lineales de nueva generación que pueden, además, estar unidos a sistemas de navegación corporal, como es el caso del sistema True Beam STx con tecnología Novalis, que aportan una precisión en el tratamiento desconocida hasta ahora. Esto permite disminuir enormemente el volumen de tejido sano radiado y, por tanto, los efectos secundarios de la radioterapia, abriendo nuevas fronteras a los tratamientos con radiación. Otra ventaja es que las sesiones se hacen más cortas y se reduce su número.
Estos aceleradores incorporan:

  1. Sistemas de guiado de imagen que permiten tener localizado el tumor en tiempo real para garantizar la máxima precisión durante la aplicación del tratamiento
  2. Sistemas de control de movimiento que sincronizan el movimiento natural de los órganos circundantes y del propio tumor con el haz de radiación
  3. Una posibilidad de giro que se abarca todos los ángulos posibles.

Su gran precisión hace posible tratar tumores en todas las localizaciones (cabeza y cuellopróstata, hígado y pulmón), preservando los tejidos sanos, incluso en zonas cercanas a órganos críticos. Su desarrollo, además, aporta gran confort al paciente en tratamientos como la radiocirugía cerebral, en la que se ha eliminado los marcos esterotáxicos anclados al cráneo del Gammaknife y otros sistemas.

A diferencia de otros modelos de este mismo acelerador lineal, el modelo STx con tecnología Novalis de iTAcC incorpora un software de actualización inmediata que evita la obsolescencia de esta tecnología que, según el presidente de la Sociedad Española de Oncología Radioterápica, afecta en nuestro país al 30% de los aceleradores lineales.

Quimioterapia

La quimioterapia es un tratamiento farmacológico –a base de medicinas- para tratar el cáncer. Su función es eliminarevitar o retrasar el crecimiento de las células cancerosas, pero estas células son muy parecidas a las células sanas y esto hace que los fármacos que actúan contra las células enfermas también afecten a las células normales.

La quimioterapia consiste en el uso de uno o más fármacos que actúan de forma distinta sobre cada uno de los tumores, en función del tipo de drogas.

  • Algunos actúan interrumpiendo la fase en la que la célula cancerosa se divide. Como consecuencia, el tiempo de crecimiento es mayor y la célula muere.
  • Algunos intervienen en todas las fases de la célula. Al ser más frágiles las células tumorales que las sanas, resultan más afectadas por la acción de estos fármacos.
  • Otros inciden en las condiciones externas para que sean desfavorables al crecimiento de estas células, para frenar el crecimiento de las células malignas.

La quimioterapia puede administrase por vía intravenosa o por vía oral en forma de pastillas. (Una creencia muy arraigada es que la quimioterapia oral es más “suave”. El uso de una u otra depende de las características farmacológicas de la droga).

Dianas terapéuticas

Células diana o células target son aquellas en las que tenemos identificado un receptor que regula el funcionamiento específico de una célula. En el caso de células cancerígenas, cuando estos receptores encuentran el factor de crecimiento adecuado para él, se acopla e impulsa a la célula a mantener sus funciones vitales y el crecimiento descontrolado propio de las células tumorales.

Cada receptor tiene un factor de crecimiento apto para él, que encaja como una llave lo hace únicamente en la cerradura para la que ha sido fabricada.

Actualmente, contamos con fármacos que simulan estos factores de crecimiento y bloquean a distintos niveles estos receptores, impidiendo el crecimiento celular. Es lo que conocemos como tratamientos sobre dianas terapéuticas o terapias dirigidas porque al bloquear el receptor, la célula no puede desarrollar sus funciones vitales y se produce la muerte celular.

La ventaja de este tratamiento frente a la quimioterapia es que las células sanas no se ven afectadas por este bloqueo y pueden seguir cumpliendo su función, por lo que reducimos considerablemente los efectos tóxicos.

Tipos de Dianas

Gracias al cada vez mayor conocimiento de los receptores celulares cada vez podemos tratar un mayor abanico de tumores con terapias dirigidas. Estas son algunas de las principales dianas terapéuticas con las que contamos actualmente:

  • Hormonoterapia: Hace tiempo que tenemos evidencia de que el crecimiento de algunos tumores depende del estímulo de determinadas hormonas. El descubrimiento de los receptores hormonales han convertido a la hormonoterapia en un tratamiento clave en tumores como el de mama o el de próstata, sobre los que actúa bloqueando el crecimiento o haciéndolo más lento al reducir la producción de esa hormona.
  • Inhibidores del factor de crecimiento epidérmico (EGFR por sus siglas en inglés), asociado a algunos tipos de cáncer de pulmón. Actualmente contamos con fármacos que bloquean este factor de crecimiento a dos niveles:
  • Extracelular: con anticuerpos monoclonales
  • Intracelulares: con pequeñas moléculas inhibidoras
  • Inhibidores de la angiogénesis: actúan impidiendo la formación de vasos sanguíneos, de modo que frenamos el crecimiento tumoral y el desarrollo de metástasis. La angiogénesis está regulada por una serie de sustancias, entre el que destaca el factor de crecimiento del endotelio vascular (VEGF).
  • Inductores de la apoptosis: provocan en las células cancerosas un proceso de muerte celular controlado llamado apoptosis. De hecho, nuestro organismo utiliza este método para eliminar las células dañinas, pero las tumorales consiguen burlar esta defensa natural y los inhibidores refuerzan la capacidad de generar este proceso natural.
  • Otros tipos: moduladores de la expresión de genes, moléculas para depositar toxinas e inhibidores de la transducción de señales.

Nuestros profesionales están a su disposición para aclararle todas las dudas que tenga sobre las opciones de tratamiento más efectivas para su tumor. Contacte con ellos en el teléfono 91 574 58 88 o bien en el correo electrónico asistentepaciente@itaccancer.es.

Dejar un comentario