Radiocirugía cerebral: Radioterapia de máxima precisión

La radiocirugía es una técnica de radioterapia compleja de altísima precisión que está indicada en los siguientes casos

  • Metástasis cerebrales
  • Tumores cerebrales
  • Meningiomas
  • Schwanomas (neurinomas)
  • Tumores de la hipófisis (adenomas de hipófisis)

Y en algunos procesos neurológicos no cancerígenos:

  • Malformaciones arteriovenosas
  • Neuralgia del trigémino
  • Alteraciones del movimiento
  • Epilepsia
  • Algunos trastornos psiquiátricos.

Puede ampliar información sobre este contenido a través del teléfono 91 574 58 88.

Cuando tratamos una lesión con Radiocirugía perseguimos la destrucción o necrosis (muerte celular) de la lesión y recibe el nombre "radiocirugía" porque con ella se obtienen resultados similares a los de la cirugía radical, con las siguientes ventajas:

  1. Se realiza de un modo totalmente no invasivo
  2. No requiere anestesia
  3. Se realiza en una única sesión.
  4. Es ambulatoria (se realiza sin ingreso) Cuando la radiocirugía se realiza entre 2 y 5 sesiones se denomina radioterapia estereotáxica fraccionada (SBRT).

Radiocirugía paso a paso

La radiocirugía cerebral exige la utilización de sistemas de radiación de alta precisión utilizados por equipos de especialistas bien entrenados en la técnica. En iTAcC la radiocirugía se administra con el acelerador lineal más avanzado del mundo, el True Beam STx con tecnología Novalis, que constituye el acelerador lineal más preciso, fiable y completo que existe.

La radiocirugía:

  • No es invasiva
  • Permite administrar una dosis alta de radiación a pequeñas lesiones intracraneales, de una manera extremadamente precisa y exacta.

1.- Diseño y planificación del tratamiento

  • Sistema de inmovilización personalizada: previamente al tratamiento, es preciso realizar un sistema de inmovilización personalizada. Para los tratamientos con TrueBeam STx se utiliza una máscara termoplástica altamente tolerable (ya no son necesarios los marcos anclados mediante tornillos al cráneo).
  • Pruebas de planificación: que consisten en la obtención de imágenes mediante TAC, resonancia magnética o angiorresonancia (ARM) para que el neurocirujano, junto con el equipo de especialistas de iTAcC (neurorradiólogos y oncólogos radioterapeutas), desarrollen un plan de tratamiento personalizado en relación a las características del tumor.

2.- Radiocirugía:

Una vez finalizada la fase de diseño y planificación, y cuando se ha efectuado todo el protocolo de control de calidad, se inicia la radiocirugía propiamente dicha con la supervisión del equipo multidisciplinar que ha efectuado el plan de tratamiento (neurocirujano, especialistas en oncología radioterápica y neurorradiólogos).

La duración de la sesión es de pocos minutos y la mayor parte del tiempo se dedica a comprobar que todos los parámetros de la planificación se cumplen y a asegurar  la exactitud de todos los pasos del proceso. 

Sólo así se consigue realizar tratamientos con precisión submilimétrica

La administración de la radiación dura unos pocos segundos y no es dolorosa, y el paciente puede, al finalizar el tratamiento, continuar con normalidad su vida profesional o familiar.

 
Ver noticia publicada en La Razón

Nuestros profesionales están a su disposición para aclararle todas las dudas que tenga sobre la prevención y el diagnóstico precoz. Contacte con nosotros en el teléfono 91 574 58 88.