La Irradiación Parcial de la Mama es una técnica de radioterapia útil en casos seleccionados, siendo recomendable su uso en combinación con Radioterapia de Intensidad Modulada y Radioterapia Guiada por Imagen, porque minimiza los posibles riesgos. La irradiación parcial está indicada para el tratamiento local del cáncer de mama precoz y consiste en actuar sobre la zona en la que previamente se ha extirpado el tumor con una dosis más concentrada de radiación, en menos sesiones y manteniendo la eficacia de las técnicas de radioterapia tradicionales, con el objetivo de evitar la reaparición (recidiva) del cáncer.

Aunque la Irradiación Parcial de la Mama se puede administrar internamente (braquiterapia), en iTAcC preferimos evitar las técnicas invasivas y aplicamos la irradiación externa por ser más cómoda para la paciente y porque con nuestro acelerador lineal focaliza la radiación en un volumen concreto, preservando los tejidos sanos con una alta precisión. Esto nos permite concentrar las dosis, administrando en menos sesiones dosis más altas.

Por estos dos puntos -la alta concentración de la dosis y el menor número de sesiones- también se la conoce como Irradiación Parcial Acelerada de la Mama (APBI‬ por sus siglas en inglés).‬

Para administrar la APBI es necesario esperar entre 1 y 4 semanas después de la cirugía y está indicada en:
• Pacientes mayores de 45 años
• Con tumores in situ T1 y T2 sin metástasis
• No lobulillar (sin afectación de las células que revisten los lobulillos de la mama)
Tumor menor de 3cm con escisión amplia
• Con un margen negativo superior a 2mm para tumor infiltrante y carcinoma ductal in situ (DCIS)
• Con mamografía post operatoria sin evidencia de enfermedad

En cambio, es criterio de exclusión:
Embarazo
• En caso de enfermedad del colágeno
• Si se porta prótesis mamaria
• Si ya se ha recibido radioterapia previamente en esa mama
• Si estamos ante un carcinoma lobulillar infiltrante o ante un carcinoma multicéntrico
• Si han pasado más de 9 semanas tras la cirugía

Ventajas

• Se aplica en 5 sesiones, frente a la radioterapia externa convencional, que necesita de 5 sesiones/semana durante 4 a 6 semanas
• El haz de radiación se concentra en el tejido que rodea la zona donde se ha extirpado el tumor, frente a la radioterapia convencional que irradia todo el pecho
• La enorme precisión del TrueBeam minimiza la afectación de tejidos sanos y que órganos como el corazón y el pulmón se vean afectados.

En el tratamiento del cáncer de mama la Radioterapia de Intensidad Modulada (IMRT) ha supuesto el mayor avance y actualmente está considerada el gold standard, pero se producían incertidumbres respecto del posicionamiento de la paciente, que se han reducido con la Radioterapia Guiada por Imagen (IGRT). Cuando la tecnología de la que disponemos nos permite realizar IMRT con IGRT, la irradiación parcial es posible minimizando los riesgos, en casos muy seleccionados.

Dr. Rodrigo García-Alejo
Oncología Radioterápica
iTAcC