Resultados a un año en Cáncer de Próstata con el True Beam STx

próstata-truebeam-stx

Tras un año de experiencia en el tratamiento de pacientes con cáncer de próstata con la tecnología más avanzada, “los resultados obtenidos demuestran la efectividad de las técnicas más modernas de radioterapia y la reducción drástica de los efectos secundarios asociados a otras técnicas”, afirma el Dr. Rodrigo García-Alejo, Director Médico del Instituto de Técnicas Avanzadas contra el Cáncer iTAcC, de Madrid, que cuenta con el modelo más avanzado de acelerador lineal, el TrueBeam STx con Tecnología Novalis.

En su primer año de funcionamiento, iTAcC ha tratado con esta tecnología hasta enero, además de otros tumores, a 65 pacientes afectados de Carcinoma de próstata y el análisis de los resultados confirman que la cifra de PSA se redujo en el 98,46% de los pacientes.

Estos primeros pacientes fueron tratados con Arcoterapia volumétrica modulada (V-MAT) y el tratamiento se ha efectuado guiado por imagen (IGRT) controlando diariamente la posición de la próstata y la posición de los órganos críticos: el recto y la vejiga. “La arcoterapia es una radioterapia de intensidad modulada, considerada actualmente el estado del arte en el tratamiento con radioterapia de los tumores prostáticos. En esta técnica, el acelerador lineal gira en arcos en torno al paciente, modulando la intensidad de la radiación y la velocidad del giro”, explica el Dr. García-Alejo.

Ventajas

“Con esto, reducimos a escasos minutos tratamientos de alta complejidad que con los aceleradores lineales tradicionales pueden llevar sesiones de hasta una hora y ganamos en precisión. La ventaja de realizarlo con nuestro modelo de TrueBeam es que el haz de radiación, además de adaptarse a la forma del tumor, sincroniza el haz de radiación con los movimientos naturales de la próstata durante el tratamiento”, concluye.

Después de analizar la dosis de radiación que han recibido el recto y la vejiga, relacionándola con los efectos secundarios, se ha monitorizado la cifra de PSA y los resultados muestran un descenso en la cifra de PSA en 98,46 % de los pacientes.

Sin toxicidad a largo plazo

En cuanto a los efectos secundarios más frecuentes de la radioterapia convencional en los tratamientos de próstata, “no hemos observado toxicidad a largo plazo”, explica el Dr. García-Alejo. Así, en cuanto a toxicidad rectal grado I (aumento temporal del número de deposiciones), al finalizar el tratamiento, el 92,30% de los pacientes no habían presentado ningún tipo de toxicidad y en el 7,69 por ciento restante, estos efectos se resolvieron en los días siguientes.

El 6,15% presentaron toxicidad urinaria grado I (escozor ocasional o aumento del número de micciones), que se resolvió en menos de dos semanas, tras finalizar el tratamiento. “El 93,84 estaba libre de toxicidad y no hemos apreciado ningún caso de toxicidad tardía”, explica.

La radioterapia es, junto con la cirugía, una de las dos principales alternativas de tratamiento del cáncer de próstata y con las técnicas actuales la radiación puede  tratar casi todas las etapas del cáncer de próstata, con o sin cirugía, dependiendo del estado general de salud del paciente y de la gravedad del tumor. Los avances en la tecnología de los últimos años han permitido reducir la incidencia de los efectos secundarios que, con la nueva generación de aceleradores lineales, prácticamente desaparecen gracias a la adaptación del haz de radiación a la forma del tumor y su sincronización con los movimientos naturales de este órgano.

Ver La Razón

Dejar un comentario